Young son looks up at his father while standing against the a wall measuring height

¿Por qué debemos acudir a un traumatólogo infantil?

En los niños la estructura normal de los brazos, piernas y espalda cambian con el crecimiento. Es preciso conocer la forma en que cambia, ya que en ocasiones lo que es patológico de adulto,  es completamente normal a determinadas edades.

Los traumatólogos infantiles han ido concretando como se produce ese cambio , no sólo en la estructura, sino también en la función, en las últimas décadas, con multitud de estudios científicos.

Durante la infancia, los niños van adquiriendo habilidades manuales, de marcha y de deporte, y todo ello, tiene unos tiempos. Es importante saber cómo y cuánto cambia, a qué ritmo , y cuándo deja de crecer o de modificarse cada región de su cuerpo.

La labor del traumatólogo infantil consiste en aprovechar y ayudar en el crecimiento natural del niño. Asimismo, cuando aparece una patología o una lesión específicas de la edad pediátrica, proporcionar la solución más adecuada a cada caso.

La detección precoz es también importante, ya que cuanto antes se detecte y se trate una enfermedad infantil, más fácil será el manejo y más efectivo el tratamiento de cara a obtener un resultado óptimo. Esto es especialmente relevante en los bebes: pies zambos, displasia de cadera o tortícolis congénita, son patologías  que se tratan de forma más rápida y sencilla, cuanto antes se detecten.

Todos los traumatólogos tiene una formación básica en niños, pero sólo unos pocos están especializados en él.